La decisión II

 Continuación de La decisión

La gente que me conoce realmente ese día me desconocía, las manos me sudaban como nunca, necesitaba mirar el reloj, tres veces para estar seguro de la hora que veia, toda mi seguridad, mi delicadeza, se empeza a derrumbar, el plan se venia a pique, hasta que comprendí que eran los nervios.

Saque un cigarro, lo prendí me sente en el piso, contra una pared, puse mis manos en la cabeza a la altura de la cien, incline mi cuerpo y me dije tres veces en vos baja “tranquilo, tranquilo, tranquilo” de esta forma mi cuerpo se relajo, fumaba muy lentamente, logre que el pulso se normalice y volví a pararme, volví a pensar en como hacer que mis padres a las 22:30 esten en viaje.

“Son las ocho” dije cuando mire el reloj, varias preguntas se me vinieron a la cabeza y si falla la bomba? NO, no puede fallar. La hice yo, no puede fallar. Es que eso tampoco se puede probar antes y no podría cenar con mi familia, no puede fallar, no tiene que fallar.

21:50 pm, mi familia, como es mi padre, ya se debe estar preparando, ya tienen que estar saliendo para casa, tengo que salir para el aeropuerto, me puse la campera, agarre los pasajes y sali para el aeropuerto, llegue con mi bolso de mano, ya que la idea era marcharme esa noche, entonces zafaría de la patética actuación de “se murio mi familia” adelante de todos, no tendría que ver a nadie llorar y nadie me rompería las pelotas con preguntas estúpidas. Entonces me fuí.

Camino a la avión, luego de hacer el chequeo de las maletas, suena mi celular, el celular del trabajo que raro… era mi padre, pero eran 22:15! no puede ser, seguro debe estar llamando para decirme que esta en la puerta de mi casa y que hizo sonar el timbre y no hay nadie. Es decir que tendría que esperar 15 minutos y Bom!

No salio como esperaba y no me dijo nada de eso, me comento que no podía venir porque mi hermano el imbécil de mi hermano, estaba afiebrado, lo maldije mucho tiempo, maldito imbécil nunca hace nada y ahora se enferma y echa a perder mi plan, mientras hablamos se hacian las 22:25, tenía que cortar, no podría estar hablando, no debía ya iba a explotar la bomba, corte, 22:28 volvió a sonar, 22:29 atendí, que pasa padre?, nada me respondió, quería decirte que en tu cochera deje el auto, saque vacaciones, hasta que arregles el tuyo te lo presto.

Una respuesta to “La decisión II”

  1. La decisión « Te CoRtArIa eN MiL PeDaZoS Says:

    […] La decisión II Publicado […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: