El Charlatan y la Rubia Platinada

El es charlatán, creído, mentiroso, vacío, con una buena figura, carita de Satán con rasgos de dios. De buena familia, termino el secundario antes que cualquier persona de su edad, 17 años. Actualmente estudiando derecho, quiere ser Juez. Su léxico reducido a cuatro palabras, que siempre repetía, “boludo” “te juro” “naaa”.
Casa grande con pileta en un hermoso barrio privado, padres divorciados. Jean, musculosa blanca y zapatillas de gamuza y cuero marrón.
Ella caída del cielo, una princesa, una nena de Juguetería. Rubia platinada, hermosa eterna. No sabía ni lo que tenía ni lo que quería, hasta ni lo que buscaba. Vivía con su padre, su madre ya había fallecido, tendría aproximadamente unos 17 años también o menos. Es de las chicas que a los 14 parecen de 20. El padre era banquero, estaba viajando de sucursal en sucursal, de país a país, congresos, reuniones, regalos a las amantes, a su hija, mentiras, traiciones y todo lo que siempre pasa.
Ambos solteros, ambos no buscaban nada, ambas soledades se encontraron en un bar. Esquivando a la gente, se unieron los dos pero ni siguieran sabían de que hablar, de sus bocas no salió una palabra, solo suspiraron, se besaron y se enamoraron. Y aunque no lo crean, son felices. Entre los dos que eran media persona normal, formaron una. Se cumplió la profecía, se alinearon los planetas.
Cerraron el trato y se tiraron flores a mansalva, se decían piropos, se morían de ganas de hacer el amor, pero ella como toda mujer, histeriqueo, pero se hacia, el y yo lo sabemos, la rubia se moría por estar con el y que se acabe el mundo.
El maestre en la mentira, llenaba y llenaba copas, hablaba al oído, se reían, ya estaba todo cocinado.
Entonces no espero más y le dijo todo lo que le tenia que decir, no se olvido de nada, le propuso marcharse del lugar lo más rápido posible, dejar todo, no tener que preocuparse por respirar. Y así se fueron los dos, buscando ese imposible, esa felicidad eterna y pensar que cuando lo vi a el pensé, que idiota podría salir con alguien así y al final se retracto y lo logro, salieron de la mano y ahora se los puede ver en ese bar cada noche, cada uno en su mundo, aunque a el, siempre le gustaron las rubias.
Acostumbrados a su vida de mentiras, vacía, sin sentimientos reales o ustedes realmente pensaron que el estaría enamorado de ella ? o viceversa, no se dejen engañar, ella era igual, histérica, mentirosa, creída, vacía, le encantaba que le mientan, así se crió, así se formo. El en cambio nació para mentir, es lo que mejor hacia y en ese bar como en cualquier otro hay miles de “El” y miles de “Rubias”, miles de personas vacías, de “media” personas, que se prometen cosas, que necesitan escuchar promesas para sentirse bien, que necesitan que les mientan. Y no piensen que ellos eligen eso o tampoco digan “que se jodan”, nose si es así, habría que estar en la piel de el y ver por que llora en la oscuridad, por que no tiene amigos, por que necesita mentir. O estar en la piel de ella, que no conoce el amor, que no hace el amor, habitar con sus pesadillas, no sentirse viva, siempre hablando sin oír a los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: